2,6 millones de euros por un cuadro taurino de Miquel Barceló

Información de Taurología en 2012:

miquel_barcelo_areneros_y_muleros_d5608716hEn Kings Street, sede de la famosa firma Christie’s, se celebró este jueves la subasta dedicada al Arte Contemporáneo, en la que encontraremos un guiño a la Fiesta de los toros, firmado en este caso, por el artista Miquel Barceló. La obra se adjudicó por 3,2 millones de dólares, o lo que es lo mismo casi 2,6 millones de euros.  

La obra, realizada en técnica mixta sobre lienzo, pertenece a una importante colección privada española, y ha sido expuesta en galerías de primer nivel como la Bruno Bischofberger, de Zurich. El cuadro se encuadra dentro del ciclo que el pintor español dedicó a la Fiesta, y representa uno de los puntos culminantes de dicha colección.

En el lienzo se anuncia el gran final de la lidia. Los bordes del ruedo, cuidadosamente construidos, se caracterizan por una formulación intensiva, plagados de texturas gruesas. El ojo, no puede evitar sentirse atraído por la neblina que un remolino de albero provoca en el centro del ruedo. En la obra, Barceló utiliza los movimientos de la arena, como metáfora de los movimientos acompasados – toro y torero – que minutos antes habían llenado el ruedo. Con su acumulación gruesa de color ocre, oro, carbón y rojo, podemos trazar la evolución de la lidia a través de las huellas dejadas en la arena, tal como  hace Jackson Pollock, que con su goteo de pintura, nos muestra su propio paso por el lienzo.

Con una innegable fuerza pictórica, “Areneros y Muleros” es uno de los mejores ejemplos de las célebres pinturas taurinas del artista español. Acentuando el corazón de la arena está el rojo sanguíneo que se une como al toro, ceremoniosamente quitado de la arena por un desfile de mulas. Pequeñas figuras son vistas barriendo el suelo del estadio de arena, preparándose para el siguiente desafío entre torero y toro. Una muchedumbre febril gira en torno a las corridas de toros ya concluida, el aumento de la tensión y el ambiente energético de la corrida canalizada a través de la práctica del artista.

Con el uso de ocre amarillo y tonos ferrosos, “Areneros y muleros “evoca el calor ardiente del sol mediterráneo caído sobre la plaza. Los anillos concéntricos de la arena tienen una extraordinaria calidad escultórica y textura, recordando la tradición de artistas catalanes como Antoni Tapies o Joan Miró. El relieve de la pintura se intensifica desde el suelo polvoriento de la corrida de toros, a las altas esferas de la multitud sentada, ascendiendo en altura con una gran cantidad de pintura ricamente empastada y técnica mixta sobre lienzo.

Para Barceló, la corrida de toros es análogo a la experiencia de la pintura:

“El torero siempre habla de la distancia, del espacio, pero estos son espacios invisibles, una especie de geometría fantasma, y esto es muy cercana a la pintura con esta idea de la perspectiva. Pero lo más importante es lo que sucede en la arena. En una corrida de toros, se puede leer lo que pasó en la arena, es una bella metáfora de la pintura porque mis pinturas son como las huellas de lo que ha sucedido allí, todo lo que sucede en la cabeza, de hecho. El objeto de imagen es un poco como la arena de la arena, una especie de detritus de lo que ocurrió allí” (M. Barceló, citado en P. Subiros (ed.), Miquel Barceló:.. Mapamundi, exh gato, Fondation Maeght , Saint-Paul, 2002, p. 98).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s