Plan Estratégico Nacional de Protección y Fomento de la Tauromaquia en España

Haga click aquí para descargar en PDF el Plan Estratégico Nacional de Protección y Fomento de la Tauromaquia en España

EL DIAGNÓSTICO

  1. El proyecto empezó a gestarse con la orden ECD/1414/2012 (21 de junio), cuando el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte creó una Comisión de Trabajo integrada por 42 profesionales y expertos del sector (incluyendo también a universitarios, juristas, periodistas…).
  2. La Comisión Consultiva Nacional de Asuntos Taurinos tuvo conocimiento del informe inicial en febrero de 2013. A continuación, se aprobó en junio el desarrollo de una Comisión Ejecutiva adjunta que, en cinco grupos multidisciplinares, desarrolló el proyecto final.
  3. Paralelamente, se ha aprobado en Cortes la Ley 18/2013 que regula la tauromaquia como Patrimonio Cultural, norma tramitada a partir de una Iniciativa Legislativa Popular.
  4. El Plan aspira a garantizar el libre ejercicio de los derechos inherentes a la tauromaquia. Además, quiere impulsar los trámites necesarios para incluir la tauromaquia en la lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad que elabora la UNESCO.
  5. También se habla de “impulsar normas y actuaciones que fomenten la unidad de mercado y la libertad de empresa en el ámbito de la tauromaquia, en consideración a los beneficios económicos, sociales y medioambientales que genera esta actividad”. El Plan reconoce que “la regulación de los festejos taurinos ha adolecido de un exceso de intervención, lo que dificulta la posibilidad de que los empresarios organicen festejos potencialmente más atractivos para los asistentes”.
  6. El Plan señala que la resolución del Constitucional sobre la prohibición de las corridas de toros en Cataluña marcará el ámbito final de aplicación.

Entrando en materia:

  1. El Plan habla de “la consideración del fenómeno taurino desde el punto de vista económico como un conjunto de actividades generadoras de riqueza y empleo para la economía nacional”.
  2. Se divide en cinco ejes: calidad del producto, competitividad, conocimiento, comunicación y cooperación.
  3. Según el Plan, “la tauromaquia constituye un sector económico de primera magnitud, con una incidencia tangible en ámbitos ámbitos diversos como son el empresarial, el fiscal, el agrícola‐ganadero, el medioambiental, el social y de generación de empleo, el alimentario, el industrial o el turístico, entre otros. También constituye una importante fuente de ingresos para las Administraciones Públicas, en concepto de ingresos fiscales, de percepción de tasas, cotizaciones a la Seguridad Social, etc.”.
  4. Sin perjuicio de lo anterior, el Plan señala que es “necesaria una renovación interna y de posicionamiento estratégico frente a la sociedad”. Los motivos incluyen la crisis económica, la rigidez del sector (que limita la libertad de empresa y de expresión), los obstáculos u omisiones de las Administraciones Públicas…

Refiriéndose al marco normativo y competencial, se apunta lo siguiente:

1. Existe una multiplicidad de competencias administrativas que se superponen vertical y horizontalmente. A nivel vertical: Ayuntamientos, Comunidades Autónomas, gobierno central y hasta la Unión Europea. A nivel horizontal: Ministerios, consejerías autonómas… Esta multiplicidad “trae como consecuencia la inexistencia de una ventanilla única para los distintos sectores taurinos”.2. La proliferación de normas regionales lleva al reto de encontrar parámetros comunes y de colaboración. Por otro lado, la regulación artística se interpreta como un obstáculo: “junto a la inclusión de las potestades administrativas ordinarias que los espectáculos taurinos comparten con otros tipos de espectáculos, las leyes también regulan una serie de potestades que afectan a las normas técnicas y artísticas del desarrollo del espectáculo, lo cual es extraordinario”. Esto podría haber sido necesario en tiempos anteriores “pero no en un contexto constitucional que garantiza la libertad de empresa, de mercado, de expresión, de producción y de creación artística”. En este sentido, el Plan pide “hacer compatible los requisitos artísticos con la iniciativa empresarial y la libertad de creación, logrando el respeto a ese interés público a través de un marco normativo menos intervencionista”.

El Plan señala que “existen toda una serie de factores de carácter jurídico y económico que afectan al proceso y coste de la organización de los festejos por parte de los empresarios, cuya conjunción ha dado lugar al encarecimiento de los mismos, a limitar las posibilidades creativas y a la disminución de rentabilidad”. La normativa es tachada “de rígida, intervencionista y controladora”. En consecuencia, el Plan apunta que “se hace necesario suprimir prácticas y cláusulas en la elaboración de pliegos que no se ajusten a los principios sobre libertad de empresa”.

Por fin, el Ministerio admite “el excesivo coste que soporta el espectáculo taurino, desde el punto de vista tributario como de Seguridad Social. La fiscalidad, además, no toma en consideración las notorias diferencias entre plazas de toros (categoría, aforo, etc.) ni la tipología del espectáculo celebrado. Además, debe mencionarse el coste derivado de cargas administrativas de las diferentes Administraciones Públicas”.

El Plan menciona que “una gran parte de los cosos son de titularidad pública” y reconoce que “el gran valor patrimonial y arquitectónico, merecedor de conservación y mejora, no siempre ha sido tenido en cuenta por parte de las Administraciones que controlan las plazas”.

Con acierto, el Plan señala que “caen los festejos taurinos en contexto de crisis… pero aumentan los festejos populares. De 2009 a 2012, han crecido un 22% en la Comunidad Valenciana, por poner un ejemplo.

Otro punto interesante del Plan trata la importancia de las escuelas taurinas y menciona también “el éxito de la aparición de las clases prácticas como nueva fórmula de promoción de los jóvenes valores de las escuelas de tauromaquia y su celebración con asistencia de público”. No obstante, el Plan subraya que es importante tener en cuenta que esta vía de escape no palia la crisis en la celebración de novilladas.

Hablando del sector ganadero, se cifra en 1.342 el número de explotaciones de reses de lidia inscritas en el Registro Oficial del Ministerio. Se apunta “la posibilidad de que la res de lidia pueda sufrir un cambio de condiciones zootécnicas que incida en la calidad del espectáculo, minorando el atractivo que el mismo puede generar entre los aficionados y el aumento de los encastes en peligro de extinción”.

¿Qué otros problemas identifica el Ministerio? Crisis en el binomio emoción-riesgo, poca integridad en determinados festejos, competencia de otras propuestas de ocio, elevado coste para asistir a festejos, mala comunicación de la tauromaquia, disminución de espectáculos retransmitidos y de información taurina en medios generalistas…

Este párrafo es interesante: “hay un aparente error de percepción (que se mide en horas de programación y en volumen de facturación publicitaria de posibles anunciantes) acerca del perfil (cultural y de edad) del espectador medio que asiste a los toros, ya que según los datos oficiales de la mencionada Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales, las mayores tasas de asistencia se registran en el grupo de edades central, de 35 a 54 años y en los más jóvenes, y los indicadores señalados ascienden al aumentar el nivel de estudios”.

Cerrando el diagnóstico, el Plan insiste en promover “un producto más atractivo” y en “establecer medidas para favorecer la unidad de mercado, la libertad de empresa y la competencia en la producción de espectáculos taurinos como industria cultural, articulando acciones para racionalizar su estructura de costes”. También se habla de “incrementar las libertades de creación artística de los profesionales y de acceso a la Tauromaquia de los ciudadanos como actividad cultural”.

Finalmente, también se habla de “disponer de forma periódica y sistematizada de datos fiables necesarios sobre la realidad de la Tauromaquia (tanto en su vertiente de espectáculos de lidia como en lo referido a festejos populares) y su impacto económico, como herramienta de toma de decisiones”.

PASAR A LA ACCIÓN

Plan Estratégico Nacional de Protección y Fomento de la Tauromaquia en España (Programas)1, PROGRAMA DE CALIDAD DEL PRODUCTO.

Con la formación: mejora de las escuelas taurinas, definiéndolas como centros docentes; mejora del Registro General de Profesionales Taurinos.

Con la ganadería: promover el prototipo racial del toro de lidia (Real Decreto 60/2001), control de la integridad (reconocimiento de cuernos y muestras biológicas)…

Con las autoridades: formación de presidentes de plazas, veterinarios, delegados… y mejor exigencia de responsabilidades.

Con las plazas: rehabilitación, conservación y mejora del patrimonio arquitectónico, inclusión de los cosos en los programas del 1,5% cultural, mejores accesos y más seguridad…

2. PROGRAMA DE COMPETITIVIDAD.

Busca el “establecimiento de medidas para favorecer la unidad de mercado, la libertad de empresa y la competencia en la producción de espectáculos taurinos como industria cultural. Asimismo, incrementar las libertades de creación artística de los profesionales y de acceso a la Tauromaquia de los ciudadanos como actividad cultural”.

Mecanismos:

  • Nueva Ley Taurina Estatal que sustituya la de 10/1991 para “dar respuesta a las necesidades detectadas y potenciar la libertad empresarial y de creación”. Nuevo Reglamento de la Ley Taurina.
  • Simplificación administrativa y reducción de cargas: estudio de los procedimientos que afectan a los empresarios para simplificar exigencias y trámites; fin de duplicidades en registros; mejoras en aspectos fiscales y de la Seguridad Social; mejora de los pliegos de contratación para buscar más calidad y libertad en la producción de espectáculos.

3. PROGRAMA DE CONOCIMIENTO.

Determinar fuentes oficiales de información sectorial, incluyendo: impacto en el PIB; aportación fiscal; creación de empleo; modelo de costes; aforo real y cargo de plaza; plataforma digital que actúe como banco multimedia de datos y archivos…

4. PROGRAMA DE COMUNICACIÓN.

Se habla de un Plan Estratégico Sectorial dirigido a públicos nacionales e internacionales. Pasaría por la realización de sondeos previos, la aprobación de planes de comunicación concretos, el apoyo a la presencia de la tauromaquia en medios que sí dependen del Estado…

La Comisión Nacional de Asuntos Taurinos pasará a tener una Sección de Comunicación. Otro tema importante es el de internacionalización, incluyendo los trámites para la inclusión de la Tauromaquia en la lista representativa del patrimonio cultural inmaterial de la UNESCO. Finalmente, se habla de incluir la tauromaquia en los planes de acción exterior del Comisionado para la promoción de la Marca España.

A nivel público, se habla de cooperación vía reforma institucional, cooperación entre administraciones y entre países taurinos, unidad sectorial…

VÍDEOS DE LA PRESENTACIÓN DEL PLAN ESTRATÉGICO

INFOGRAFÍA DE “ENTRE ARTES”

1506427_561068013970069_2142157318_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s