En 2011, las Corridas Generales de Bilbao dejaron tres millones de euros en taquilla

  • El récord de asistencia de las Corridas Generales se dio en 2007, con 105.000 entradas en nueve tardes.
  • Entre 2008 y 2011 llegada de la crisis ha rebajado la cifra total en unas 15.000 personas.
  • El total de entradas vendidas en 2011 fue de 87.000, con una recaudación en taquilla de tres millones de euros. Esto arroja un coste medio de 35 euros.
  • Una vez se descuentan los costes de organización y los impuestos, el beneficio del ciclo taurino en 2011 fue de 600.000 euros.
  • Un factor que contribuye a la caída del negocio tiene que ver con las sustituciones: en Bilbao es habitual que las empresas regalen entradas, pero cuando hay sustituciones, no pocos aficionados “devuelven” esas entradas a cambio de efectivo. Esto supuso un coste de 96.000 euros en 2011, reduciendo un 16% los beneficios finales. Sin este factor, el neto rozaría los 700.000 euros.
  • La recaudación en taquilla cayó en 120.000 euros y 3.400 espectadores frente a 2010. El primer dato se queda en apenas 24.000 euros tras descontar los números de devoluciones. En cuanto a las devoluciones, hablamos de unas 675 por corrida (el 4,5% del aforo y el 7% de la asistencia registrada), motivadas por cuatro ausencias.
  • Los mejores números de negocio se dieron en el año 2007, cuando el beneficio final de las Corridas Generales llegó a un millón de euros.
  • En Bilbao no hay gran diferencia entre la recaudación de tres cuartos y la del “lleno”, ya que casi todos los tendidos de sombra se venden a abonados y las entradas que suelen “agotar” el último 25% del papel son las de las andanadas de sol.
  • El coste de contratación de toros y toreros fue de 2,2 millones de euros en 2011, un aumento interanual del 10% que supuso encarecer en 180.000 euros el precio pagado en 2010.
La de Bilbao es una Feria cara, ya que acartela a algunos de los toreros con mayor “caché” y también suele contar con una selección de grandes ganaderías. A esto se une el castigo fiscal que sufren los toros, sujetos históricamente a impuestos excesivamente elevados.
Las Administraciones de Bilbao no compensan parte de este perjuicio con subvenciones o ayudas complementarias. Considerando todo esto, el buen resultado de negocio se antoja aún mejor.
Las Administraciones ingresan 400.000 euros en concepto del IVA devengado en la Feria de 2011. A esto se suman los 11 millones que dejan las Corridas Generales cuando consideramos además los efectos del ciclo taurino en la economía local (transporte, hostelería, turismo, etc.). Además, la Plaza de Toros también apoya a la Santa Casa de Misericordia, beneficiaria de las rentas conseguidas en el ciclo taurino.
Que los abonos se compren principalmente por la vía empresarial puede suponer una debilidad a largo plazo, al no existir un vínculo directo entre empresa y cliente. Esa intermediación podría depurarse condicionando las devoluciones y apostando por fórmulas complementarias de captación de abonados.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s