Los números de las Corridas Generales de Bilbao en 2012

Zabala de la Serna repasa los números de las Corridas Generales en 2012:

Por primera vez en muchos años la feria taurina de Bilbao no ha colgado ni un solo día el cartel de ‘No hay billetes’ y los tendidos han registrado más claros que nunca. Solamente la corrida de El Juli, Morante de la Puebla y Alejandro Talavante evocó tiempos de gloria al rozar el lleno.

La mayoría de tardes se han saldado, como mucho, con la ocupación de solo dos tercios del aforo. El arranque con los rejones ya presagió los peores nubarrones, que se confirmaron al día siguiente con la venta de apenas 4.200 localidades para la lidia de Antonio Ferrera, Eduardo Gallo y Morenito de Aranda.

Apenas media entrada contabilizó la última de las nueve Corridas Generales de la pasada feria.
Ante esta situación, la Junta Administrativa, formada por el Ayuntamiento de Bilbao y la Santa y Real Casa de Misericordia, prepara medidas de urgencia para reanimar la Fiesta y concitar, sobre todo, el interés del público juvenil.

Pretende compensar la acusada caída de espectadores –más de 12.000 con respecto a temporada 2011– y frenar la hemorragia de ingresos, coincidiendo con el 50 aniversario de la plaza. Pese al revés, ha contabilizado casi tres millones por la venta de abonos y entradas sueltas.

El impacto de la crisis ha sido de tal calado que la taquillas de Vista Alegre han perdido en solo doce meses 430.000 euros. Aun así han arrastrado a más de 66.000 aficionados y obtenido un superávit cercano a los 600.000 euros, cifra idéntica a la anterior edición.

Por supuesto, ha satisfecho las expectativas más optimistas, aunque hace apenas cinco años el número de aficionados rozó la mítica barrera de los 100.000 asistentes. Pese al desplome, la dirección del albero de Martín Agüero no teme, por el momento, por la salud económica de las Corridas Generales. No obstante, las alarmas se han encendido y se tratan de taponar todas las fugas posibles.

Recorte de honorarios

Antes de que los toros saltasen al ruedo, los gestores se habían curado en salud al recortar los «honorarios» de diestros y ganaderías. Les costó «sudor y lágrimas» convencerles de la necesidad de adecuar sus pretensiones económicas a los nuevos tiempos, máxime al ver la inquietante marcha de las taquillas, abiertas al público el pasado 15 de julio.

Fuentes de la Junta admiten en privado que llegaron «a acojonarse» por la balbuceante respuesta inicial de la afición. Tras dar carpetazo a la feria más prolija en concesión de orejas de la historia reciente, la Junta planteará en su próxima reunión, prevista para principios de octubre, acortar la duración de los festejos de 2013 y organizar ocho corridas, una menos de las actuales.

La propuesta tiene muchos visos de salir adelante. No se descarta incluso la supresión de dos tardes, si la situación económica continúa en barrera. «Celebrar 9 corridas no es nada barato», reconoce Javier Heppe, gerente de Vista Alegre.

La insólita decisión obligaría a reajustar fechas y retrasar el comienzo de las Corridas Generales al domingo, manteniendo la cita de los rejones para la jornada inaugural, si bien tampoco descartan adelantar la clausura de la feria al sábado, visto el escaso número de espectadores que tradicionalmente asisten al cierre de los festejos bilbaínos. La lidia de los ‘victorinos’ del pasado domingo se saldó, por ejemplo, con 5.000 aficionados, la mitad del público que acudió al cartel del jueves, protagonizado por El Juli, Padilla y Talavante.
Con esta medida, Heppe está convencido de que se acercaría «más gente a la plaza porque al haber menos días el abono saldría más barato».

Aunque todo quedará supeditado a la reunión del próximo otoño, la intención es que la feria retomara los nueve días tradicionales, en el supuesto de que el recorte se lleve finalmentete a cabo, «tan pronto como remita la crisis».

Además, tanto los responsables municipales como los de la entidad benefactora impulsarán en los próximos meses la venta de abonos. Sólo el 30% del aforo – unas 4.000 butacas– se encuentra actualmente en propiedad. La Junta pretende elevar el número de «socios» con el diseño de un programa «a medida del consumidor» que permita a los futuros abonados costear su importe «en cómodos plazos. Podría ser a tres o seis meses e incluso un año», adelantó Heppe.

Los gestores son conscientes de que el pago al contado dificulta «enormemente» la captación de nuevos aficionados. «No son baratos, y más en momentos de crisis como los actuales», confiesa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s