Universidad Católica de Valencia: José Tomás genera un impacto de dos millones de euros por tarde

Juan Morote, Vicerrector de Planificación Estratégica, y Juan Sapena, Decano de la Facultad de Estudios de la Empresa, son Profesores de la Universidad de la Comunidad Valenciana y, además, son los autores de este informe publicado en el periódico ABC:

Reaparece José Tomás, un torero diferente que necesariamente genera comportamientos diferentes. Ningún torero ha sido capaz de generar tanta expectación como este genio de Galapagar. No habrá un antes y un después de José Tomás en el mundo del toreo. Su carácter único significa que los toreros venideros no pisarán el terrero que él pisa, su aportación al arte del toreo no será como la de Cúchares, Belmonte, Manolete o Domingo Ortega. Cuando Tomás se retire quedará en las hemerotecas, en el recuerdo de los aficionados como aquel torero que evidenció que aún se puede dar un paso más en el terreno del toro, y torear con más verdad de lo que nadie lo ha hecho hasta ahora.

Dentro de la singularidad de este torero destaca su capacidad de rodearse de halo de misterio al alcance de muy pocos. Entre los grandes eventos que se desarrollan anualmente en la Comunitat sin duda la reaparición de José Tomás ocupa un puesto de preferencia. Al igual que el gran premio de Europa de F1 celebrado en el Valencia Street Circuit, la vuelta de Tomás genera un impacto económico en la economía local digno de ser tenido en cuenta. El sábado, quien, a Dios gracias, escapó de la muerte en Aguascalientes hará el paseíllo en el coso de la calle Xàtiva acompañado por Arturo Saldívar y el sustituto de Juan Mora, para lidiar un encierro de El Pilar.

¿Se puede medir el impacto económico de una corrida de toros de estas características? Vamos a tratar de fijarlo mediante el estudio del impacto directo de la venta de entradas, el gasto en hostelería y turismo del respetable, y los efectos inducidos de las inyecciones económicas generadas sobre la economía valenciana, que como el resto del entorno no pasa por su mejor momento.

a) El efecto directo. La recaudación y su reparto.

El primer factor de su impacto económico tenemos que acotarlo en las personas convocadas y la recaudación alcanzada en taquilla.

Tras la reciente reforma dirigida por Pablo Peñín, el aforo de la plaza de toros de Valencia, obra de Sebastián Monleón de mediados del siglo XIX, se ha reducido a 10.700 localidades, de muy diversas categorías. Los precios en taquilla oscilan entre los 140 euros las más caras (Sombra Barrera 1ª) y los 15 euros las entradas más baratas (Sol silla delantera 2ª naya). Teniendo en cuenta la existencia de abonos anuales y de feria, así como la tipología de las localidades disponibles, la recaudación con el cartel de no hay billetes ronda los 500.000 euros.

También las maltrechas arcas de la hacienda pública española harán negocio con los toros, pues esta actividad está sujeta, y mucho, al tipo general de IVA del 18% (los caprichos de la normativa fiscal hacen que, si José Tomás fuera rejoneador, recortador, o simplemente bombero torero, el IVA que se aplicaría a las entradas sería el reducido del 8%). Por lo tanto el IVA repercutido por la venta de entradas en una sola tarde puede alcanzar los 90.000 euros.

Para complicar aún más el asunto, hace tiempo que las entradas están agotadas y su precio en internet (y en corrillos presenciales) cotiza con alzas más que notables, según hemos podido comprobar. Por ejemplo, una entrada de Sombra en la primera barrera se oferta a 2.400 euros (16 veces más cara que su precio en taquilla) y, ni siquiera la modesta Fila 9ª del graderío se libra de la inflación de reventa, con precios que rondan los 300 euros (frente a los 28 de taquilla). En general, hemos encontrado en diferentes portales de internet entradas para casi todas las tarifas con un múltiplo promedio de 10 veces su precio en taquilla. Por lo que atañe a la reventa presencial, no nos han querido vender una barrera de sombra ofreciendo diez veces su precio.

El impacto de la reventa es tal que, si solamente un 15% de las entradas se vendieran con una tarifa 10 veces superior a la de taquilla, la “recaudación” generada en la reventa para la corrida de reaparición de José Tomás (ésta última sí ajena al IVA) podría cifrarse en 750.000 euros, lo que equivaldría a 1,5 veces la recaudación “oficial”, eso sí, recaudación “limpia”, sin IVA a ingresar, sin toreros ni toros a los que remunerar…Se trata de una estimación regida por el principio de prudencia, puesto que es conocido que en plazas como Barcelona, Madrid o Sevilla se han llegado a estimar tasas superiores al 25% de reventa para corridas de estas características.

Además, junto a una recaudación importante, los costes asociados a la corrida de toros no son de segundo orden. Veamos, por ejemplo: los emolumentos de José Tomás se situarían en el entorno de los 300.000 euros (en plazas como la de Barcelona incluso 360.000 euros) a los que añadir los, relativamente más modestos, honorarios de Saldívar (18.000 euros) o el sustituto de Juan Mora (22.000 euros).

Los toros de El Pilar, ganadería de las predilectas de Tomás, cobrará unos 50.000 euros, cifra que se halla muy por encima del promedio más habitual, de unos 5.000 euros por morlaco, transporte de reses y veterinarios aparte. Aparte, los gastos generales del evento, tales como personal de la plaza, suministros de material de lidia y cartelería, entre otros, podrían alcanzar otros 10.000 euros. Lógicamente ¿o no? estos costes los soporta en exclusiva Simón Casas y sus socios, ya que los “reventas” no se conoce que reviertan nada de lo obtenido por su función de intermediación.

b) El efecto indirecto. El impacto en hostelería y turismo.

Una vez considerado el efecto directo, se puede fácilmente advertir que, para muchos de los aficionados, esta será una ocasión especial para visitar Valencia, con o sin pernoctación, o incluso para disfrutar de la ciudad donde uno vive, celebrando con amigos, antes o después de la corrida la reaparición de Tomás.

Una primera aproximación podría ser la de utilizar, extrapolando la estructura de la lidia, un enfoque de tercios: un tercio del aforo (3.566 aficionados) puede considerarse integrado por los habituales, que asisten a la plaza con cierta recurrencia y sobre los que supondremos no se produce más desembolso adicional que el del transporte. El segundo tercio lo supondremos integrado en nuestro análisis por aficionados no habituales que se desplazarán a la plaza en un viaje turístico de un solo día pero sin pernoctar. Y el último tercio estaría integrado, en esta aproximación simplificada, por turistas que se desplazarán en Valencia y pernoctarán en la ciudad al menos una noche (aunque nosotros imputaremos a la corrida únicamente una pernoctación). Lógicamente, podrían hacerse análisis más sofisticados, pero entendemos que el realizado basta para un primer acercamiento a la realidad del gasto indirecto realizado por los aficionados.

Partiendo de la Encuesta de Movimientos Turísticos de los Españoles (FamiliTur) y la Cuenta Satélite del Turismo de España, el consumo turístico en destino puede estimarse en las siguientes cantidades promedio por persona y concepto de gasto: Transporte (5 euros), Restauración (31 euros) y alojamiento (37 euros/persona), de modo que el gasto total quedaría como el que se refleja en la siguiente tabla:

Así, los gastos indirectos en transporte, hostelería y alojamiento suman 406.600 €, de los cuales 260.367 € corresponderían al gasto satisfecho por los turistas, y 128.400 € al realizado por los visitantes de un solo día. Lógicamente una aproximación más ajustada debería basarse en un estudio de la composición y comportamiento de los aficionados taurinos, que desborda el alcance de nuestro análisis.

Pero ahí no acaba el impacto de la corrida del sábado. Las rentas generadas como consecuencia de las actividades lúdico-taurinas anteriores, generan un efecto locomotora asociado tanto a la capacidad de gasto de los perceptores de dichas rentas como a las demandas realizadas entre sectores, efectos inducidos que se estiman habitualmente a partir de las conocidas Tablas Input-Output desarrolladas a partir de los trabajos del nobel de economía Leontief, y que se elaboran con cierta periodicidad por parte del INE para la economía española.

Se denominan Efectos inducidos directos a los asociados al efecto multiplicador del propio espectáculo taurino. Al igual que en trabajos anteriores, como los realizados por el profesor Juan Medina, hemos utilizado el multiplicador de oferta del sector de la Contabilidad Nacional de España, en el que se hallan comprendidas las corridas de toros, estimado en 1,87, de modo que el efecto inducido directo ascendería a 430.000 euros adicionales.

Similares cálculos podrían realizarse en relación con los efectos inducidos asociados a la capacidad de arrastre de la actividad de alojamiento-transporte-restauración sobre la economía local, y que estimamos en un importe no menor de 250.000€.

En definitiva, una tarde de toros como la del próximo sábado, podría comportar un estímulo económico netamente superior a 2.000.000 de euros, generando sonrisas entre otros, en aficionados, restauración y hostelería. Sólo falta que el viento no venga el sábado, y que la corrida del Pilar embista, del resto ya se ocupa José Tomás.

Jose Tomas Impacto Economico

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s