Royuela: “La Fiesta frenó la caída de festejos en 2014”

Vicente Royuela, miembro del AQR-IREA Research Group en la Universidad de Barcelona, habla en ABC sobre la evolución de la Tauromaquia en los últimos años:

En los mapas 1 a 3 se muestran los mapas de festejos taurinos (corridas de toros, novilladas y festejos de rejones) en 2001, 2008 y 2014. Estas tres imágenes son representativas de tres momentos muy marcados del volumen de festejos. 

En 2001, primer año analizado, se ofrecieron 1901 festejos, que subieron a 2.204 en 2007 (máximo de la serie, con una suida del 16% respecto a 2001) y 953 en 2014, que supone una caída del 57% respecto 2007. De modo interesante se aprecia un freno en la caída de los festejos en 2014, que parece pues que han tocado fondo.

Festejos taurinos 2001 Festejos taurinos 2007 Festejos taurinos 2014

 

Un aspecto relevante es la composición de los festejos por tipología. Cerca de un 50% de los festejos tienen la forma de las corridas de toros, mientras que el resto se reparte en los últimos años casi a partes iguales, entre festejos de rejones y novilladas. Las novilladas no obstante han caído de manera notable desde 2001,  cuando su peso representaba el 34%.

Tipología festejos taurinos

Finalmente, los mapas 4 a 6 presentan la caída acumulada de festejos desde 2007 hasta 2014 por tipo de festejo. Puede apreciarse como la caída no es homogénea, sino que es mayor allá donde había mayor volumen de festejos.

Corridas de toros 2007-2014 Novilladas 2007-2014 Rejones 2007-2014

 

En un segundo artículo hace estas observaciones:

En una entrada previa mostraba como la evolución de las corridas de toros en España experimentaron una caída muy notable (57%) desde 2007 hasta 2014 y cómo esa caída ha sido bastante homogénea por tipo de festejo y a nivel territorial ha sido más acusada en aquellas provincias en las que más festejos se daban, lo que mostraba una resistencia en cifras mínimas en numerosas provincias. En esta entrada presento un sencillo análisis territorial de cómo ha impactado la crisis desde un punto de vista cuantitativo.

Los gráficos que se muestran a continuación presentan la evolución de los festejos desde 2001 hasta 2014, con una clara tendencia decreciente y una mayor disminución en aquellas provincias donde la actividad era más intensa.

Captura7-1024x744 Captura11-1024x614

La crisis ha mostrado su lado más perverso en unas elevadísimas tasas de paro en nuestro territorio. El impacto del desempleo en las actividades culturales, como era de esperar, ha sido importante. Los gráficos que se presentan a continuación muestran cómo la evolución de los festejos taurinos en España está claramente relacionada con la tasa de paro provincial. De hecho, esta relación muestra una fortaleza similar en períodos previos y posteriores al estallido de la crisis económica. Así, donde más disminuyó la tasa de paro entre 2001 y 2007 fue donde más aumentaron los festejos taurinos. La misma relación negativa se mantuvo durante la crisis: más paro, menos festejos.

Captura13-1024x512-1

La crisis no sólo se ha reflejado en la tasa de desempleo. La composición sectorial y la tasa de crecimiento de la economía son dos aspectos adicionales que reflejan la evolución de la crisis. Mediante un sencillo modelo de panel que incluye efectos fijos provinciales analizo el impacto en la evolución de festejos taurinos de un conjunto de factores económicos que incluyen la composición sectorial a nivel provincial, la evolución de la tasa de paro y el crecimiento del PIB provincial. Los resultados en la tabla adjunta muestran  cómo la construcción ha tenido un importante efecto, así como la evolución del desempleo y el propio desempeño de la economía. Así, cada punto porcentual que ha caído la construcción ha supuesto cerca de 150 festejos menos. Igualmente, un aumento en la tasa de desempleo de un 1% o una caída del 1% en el crecimiento del PIB han conllevado 41 y 44 festejos menos al año en España.

Captura8-1

La crisis ha impactado pues en el sector en términos del volumen de actividad. Como suele suceder, además ha venido acompañada de una profunda reestructuración del sector, que no obstante, no ha concluido. Desaparición de tejido empresarial y de importantes actores (especialmente dramático en el caso de las ganaderías de lidia por la pérdida irreparable de material genético que conlleva), fusiones entre empresas, aumento de la concentración vertical (empresarios-apoderados-ganaderos en el mismo grupo) e incluso rescates a nivel internacional (privados, eso sí).

Por último he analizado mediante regresiones ponderadas geográficamente (GWR) las diferencias espaciales en el impacto de la crisis. Para ello he estimado dos modelos de sección cruzada para los períodos 2001-2007 y 2007-2014. Pese a que los resultados no son concluyentes estadísticamente sí que parece apreciarse un patrón diferenciado en las épocas de bonanza y de depresión.

En los gráficos siguientes presento la variación de los parámetros de desempleo y construcción para cada subperíodo. Así, entre 2001 y 2007 los festejos fueron más elásticos al crecimiento económico en la zona centro, mientras que el efecto de la construcción fue más notable en el Levante. En cambio, entre 2007 y 2014 los festejos taurinos disminuyeron más en el Levante por el desempleo mientras que el parámetro asociado a la evolución de la construcción presenta un mayor volumen en la franja oeste. Interesantemente si bien la heterogeneidad en la distribución de festejos taurinos presenta un patrón norte-sur, la respuesta de los festejos taurinos a los vaivenes de la economía sigue un patrón espacial alternativo, especialmente este-oeste.

Captura10 Captura15

Como resumen a este brevísimo análisis cabe señalar que es de esperar una recuperación de la actividad en las industrias culturales como la tauromaquia a medida que la economía vaya recobrando un tono más acorde con las necesidades de la sociedad española. Igualmente es de esperar que la recuperación no sea equilibrada en el conjunto de país, tanto en lo que respecta a la economía como a los festejos taurinos.

En cualquier caso, para que la recuperación tenga el pulso necesario es absolutamente imprescindible que se hayan renovado las estructuras sectoriales y el modelo de negocio que haga más eficiente y sostenible uno de los espectáculos culturales de mayor impacto económico de muchas ciudades y territorios de nuestro país.

Royuela intervino en el I Congreso Internacional de Tauromaquia, donde hizo las siguientes declaraciones:

Comparando los datos con otros sectores culturales, el de los Toros es un descenso similar al que ha ocurrido por ejemplo en el ámbito de la música. La caída es mayor en aquellas regiones en las que, previamente, el crecimiento había sido más intenso. 

La evolución de la tasa de paro es paralela al volumen de festejos. En los dos próximos años (2015-6), la corrección a la baja del desempleo permitiría recuperar alrededor de un 7% del total de espectáculos taurinos celebrados. 

Los datos apuntan que en muchas localidades españolas, el capital social se desarrolla en torno a la Tauromaquia. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s