Reflexiones de Ozvan Bottois sobre la Tauromaquia de Goya

Ozvan Bottois habla de la Tauromaquia de Goya en un interesante ensayo:

La Tauromaquia de Goya está relacionada con la experiencia liberal de la Constitución de Cádiz y con el nacimiento del toreo moderno. Así lo han planteado ensayos como “Política y toros” de Ramón Pérez de Ayala o “Ritos y juegos del toro” de Álvarez de Miranda.

La obra taurina de Goya nace para ilustrar la “Carta histórica sobre el origen y progresos de las fiestas de toros en España”, un tratado protaurino de Nicolás Fernández de Moratín que se publicó por primera vez en 1777.

Por aquel entonces circulaba por España un panfleto antitaurino de León de Arroyal, conocido como “Pan y toros” y titulado “Oración apologética en defensa del estado floreciente de España” (1796). También Gaspar Melchor de Jovellanos había criticado la Fiesta con su “Memoria para el arreglo de la policía de los espectáculos y diversiones” (1790).

En su carta a Martín Zapater del 23 de abril de 1794, Goya escribe lo siguiente: “Yo estoy unos ratos rabiando con un humor que yo mismo no me puedo aguantar, otros más templado como éste, en el que he tomado la pluma para escribirte. Sólo te digo que el lunes, si Dios quiere, iré a ver los toros y quisiera que me acompañaras”.

La tauromaquia popular a pie y la caballeresca conviven durante siglos, como se ve en la “Histoire de la tauromachie. Une société du spectacle”, de B. Bennassar. La misma tesis la apunta Álvarez de Miranda en la ya mencionada “Ritos y juegos del toro”: “según su teoría, las formas primigenias de la tauromaquia eran las que se practicaban dentro de un sistema de creencias populares articuladas alrededor del poder mágico del toro: el toro nupcial. Esta tradición fue desarrollada por los caballeros, primero para la celebración de bodas, pasando después a constituir una forma de juego caballeresco. De esta manera, el nacimiento del toreo moderno, que corresponde al desarrollo del toreo a pie y la desaparición del toreo caballeresco, no sería una revolución sino una restauración del carácter popular de la tauromaquia, una reapropiación por parte del pueblo”. Por otro lado, de la lectura que hace de la época Pérez de Ayala podemos entender que el nacimiento del toreo es concebible “como una conquista de libertad popular y un desafío al poder dominante”.

La posición de Goya ante los toros en su serie “cuadra con la de un aficionado ilustrado, que ensalza las prácticas estéticas y critica la violencia bárbara. Del mismo modo, a través de su Tauromaquia, el pintor ensalza el camino de la libertad popular pero advierte de los peligros de la violencia incontrolada que conduce a la desahumanización (…). Conviene en este sentido subrayar la importancia que tiene la Tauromaquia de Goya en la representación de los toros. Fue quien abrió el paso a una representación marcada por la tragedia, por el drama, superando así la mera representación de la corrida de toros. El artista plasmó la esencia de la Fiesta de los Toros, poniendo de relieve su fuerza simbólica, su dimensión universal”.

Captura de pantalla 2015-09-24 a las 21.30.04 Captura de pantalla 2015-09-24 a las 21.29.59 Captura de pantalla 2015-09-24 a las 21.30.06 Captura de pantalla 2015-09-24 a las 21.30.10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s