Hablar de la “decadencia de la Fiesta” es recurrente ¡desde el siglo XVIII!

Moratín, “Hoy ha llegado a tanto la delicadeza que parece que se va a hacer una sangría a una dama”, 1777:

“Algunos años ha, con tal que un hombre mataba a un toro no se reparaba en que fuese de cuatro o seis estocadas ni que éstas fuesen altas o bajas (…), pues aún los marrajos los encajaban con la media luna. Pero hoy ha llegado a tanto la delicadeza que parece que se va a hacer una sangría a una dama y no matar de una estocada a una fiera tan espantosa”

Rodríguez Bernal, “En las actuales fiestas taurinas todo es falso, ilusorio”, 1840:

Es indubitable que el verdadero esplendor de nuestra querida Fiesta taurómaca tiene su origen y grandioso poder sobre las muchedumbres aficionadas en la aparición del famoso lidiador Paquiro (…). Si comparamos aquella época taurina, pujante y valerosa, con la presenta, acomodaticia y calculadora en todo, ¡qué desencanto! (…) ¿Dónde están esos toros fieros y carniceros que ponían en conmoción a diestros y a públicos? ¿Dónde esos verdaderos maestros que ejecutaban todas las suertes con estricta sujeción al arte? No existen, hay que buscarlos en los papeles antiguos y en la memoria de los buenos aficionados. Por esto digo y repito que me excuso de asistir a las actuales fiestas taurinas, en que todo es falso, todo ilusorio, sabiendo de antemano que los toros no son tales, sino becerros criados a pesebre y de complexión tan delicada y fina que apenas resisten con bravura (…). Los maestros de la bullanga juegan con ellos, dado el ningún respeto que ofrecen (…). Lo de antes eran quites de verdad, sin el oropel de las medias verónicas y todo ese repertorio de floreos que ponen más mansos a los toros y hacen de la suerte moderna de picar el barullo más indigno y anti-artístico que no pudieron soñar aquellos diestros avezados a una rigidez de principios toreros que hoy se desconocen en absoluto (…). Aquello era verdad, valor y arte. Esto de ahora… vamos a no comparar”

Fallas de Valencia, “Joselito y Belmonte matan caracoles”, 1914:

Adolfo Bollaín, “Hoy se torea peor que nunca”, 1945:

Joaquín Vidal, “La juventud no va a los toros“, 1978.

“Quienes han manejado la Fiesta quizá ganaron dinero, pero la han hundido con su incompetencia, porque no alcanzaron a ver la necesidad de relevo en las grandes masas de aficionados, como tampoco en la de las élites de la torería, con el fomento de novilladas”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s