Nace «Tauromaquias Integradas», un proyecto para renovar la tauromaquia

Hace dos años, el Ayuntamiento de Madrid intentó acabar con la Escuela Taurina de la Venta del Batán. Dos de los tres toreros que llevaban el centro, José Miguel Arroyo Joselito y José Luis Bote, optaron por quedarse en la Casa de Campo en vez de entrar a la nueva Escuela Taurina creada por la Comunidad de Madrid, en la que sí recaló José Pedro Prados El Fundi, hasta entonces colega de ambos.

La decisión de atrincherarse en El Batán fue dando frutos. PP y PSOE unieron sus votos para frenar las pretensiones del gobierno comunista que encabeza Manuela Carmena. También ayudó la declaración de los toros como Bien de Interés Cultural, impulsada en su día por Esperanza Aguirre, o un acuerdo del pleno municipal, liderado por Ana Botella.

Pero, lejos de conformarse con mantener la Escuela Taurina como hasta ahora, Joselito y Bote empezaron a preguntarse qué podían hacer para renovar la tauromaquia desde dentro. No tardó en sumarse el apoderado y empresario Enrique Martín Arranz, padre adoptivo de Joselito. La idea era crear una especie de centro de Innovación y Desarrollo en el que diseñar la tauromaquia del futuro. Por la Venta del Batán empezaron a desfilar profesionales de distintos ámbitos: veterinaria, comunicación, empresa, filosofía, cultura…

Tras meses de trabajo, Tauromaquias Integradas ha dado la cara. La puesta de largo tuvo lugar el 28 de febrero, en el Hotel Wellington. El acto, moderado por el periodista José Carlos Arévalo, sirvió para exponer las distintas líneas de trabajo que está explorando la asociación. «La tauromaquia es evolución, lo ha sido siempre históricamente, por eso hay que investigar su pasado y pensar su futuro», destacó en su introducción.

Joselito reconoció que «el elemento común de Tauromaquias Integradas es la respuesta al pesimismo que parece haber calado en el ámbito taurino. Hemos organizado muchos debates, hemos hecho muchas preguntas. Nos hemos preguntado qué es el toreo y cómo se puede hacer mejor. Para mí ha sido muy gratificante. Me ha ayudado a ser consciente de que hay puntos de vista que no hemos considerado desde dentro. Hay muchas cosas que tenemos que mejorar, pero solo lo lograremos si dejamos el inmovilismo. Seguro que cometeremos errores, pero hay que intentar sumar fuerzas para garantizar la tauromaquia del futuro».

El psicólogo David Guillén tomó la palabra a continuación. Lo hizo para referirse a sus investigaciones doctorales sobre la influencia de la tauromaquia en los jóvenes (ver UNED, “Bienestar y recursos psicológicos en alumnos de Escuelas Taurinas”). Durante su intervención, aportó datos orientados a desmentir los supuestos efectos negativos que tendría la tauromaquia en los jóvenes. De hecho, sus estudios confirman todo lo contrario y muestran que, psicológicamente, el acercamiento a la tauromaquia tiene consecuencias positivas.

El biólogo Fernando Gil Cabrera se encargó de hacer la siguiente ponencia: «Llevo quince años investigando sobre el toro de lidia. ¿Por qué embiste? Uno de los factores clave es la respuesta al estrés: sus hormonas (adrenalina, cortisol, etc.) preparan al animal frente a todo lo que supone la lidia. El toro es muy eficiente, segrega más glucosa que sirve como gasolina para seguir embistiendo; también contribuye a ello la elevada segregación de endorfinas, que elevan notablemente el umbral de resistencia al dolor; todo esto hace que el toro repita en el castigo e incluso se venga arriba. Otro de los factores clave es la agresividad: los toros con más acometividad tienen más adaptación fisiológica. Todo esto nos ayuda a entender mejor qué tiene dentro el toro y por qué la bravura va a más».

En opinión de Gil Cabrera, «el toro de hoy es el toro más adaptado a la lidia. En los vídeos de comienzos del siglo XX vemos embestidas defensivas y comportamientos anárquicos. En los años de Manolete, faenas como la del toro Ratón muestran que la selección de comportamiento ya ha arrojado sus frutos y la embestida ha cambiado, es un toro que ya sigue los engaños con cierto celo. En 1966, la famosa faena de Antoñete con Atrevido empieza a confirmar esa evolución: el toro ya tiene un mayor grado de nobleza, quiere seguir la muleta con más celo, etc. Poco a poco, esa transformación del animal se ha ido consolidando, gracias al trabajo de los ganaderos. En los años 80, eso sí, la Fiesta entra en un momento complejo para el toro. Hay un desfase entre el volumen y el comportamiento. Por eso es tan importante lo que ha ocurrido desde los 90: porque los ganaderos han hecho un gran esfuerzo para adaptar el toro al tipo que hoy exige el público. El resultado son toros como Hebreo, de Jandilla, lidiado el pasado San Isidro 2017 por Sebastián Castella».

José Carlos Arévalo intervino de nuevo para insistir en lo importante que es entender la evolución del toreo. «Los más mayores hemos vivido muchas de estas faenas. La mejor, y la que mejor toro tuvo, fue la de Castella. Pero no las recordamos como las de antaño. Algo estamos haciendo mal», apuntó el periodista.

Julio Fernández, veterinario, protagonizó la siguiente intervención:

«Por encima de cualquier otra cosa, Tauromaquias Integradas pretende impulsar el I+D, la Innovación y el Desarrollo. Para empezar, queremos un espectáculo más compacto, que potencie los tres tercios. El reto es mejorar la expresión técnica y artística, refinando y consolidando evolución» 

«Hay muchos mitos y creencias falsas dentro del toreo. En primer lugar, decimos que el sangrado del toro es necesario para reducir su congestión. La sangría fue incorporada como técnica sanitaria hacia 3.000 años, en Egipto. Llegó a Europa en la Edad Media, de modo que es un remedio pre-científico. Hoy, esta práctica está descartada por completo, sobre todo gracias a todo el conocimiento médico de finales del siglo XIX»

«El toro no experimenta congestión tras la salida al ruedo. Hay cambios hormonales, fisiológicos, que explican por qué embiste. Tras el tercio de banderillas, esos cambios se han producido y el toro está en condiciones para embestir, sin problema»

«En las plazas, la puya ronda los 8 centímetros, mientras que en la tienta, la puya no llega a los 2 centímetros. En el rejoneo, el toro recibe un mayor castigo de partida y se va templando conforme embiste. En las becerradas o novilladas sin picadores tampoco aparecen muestras de comportamiento congestionado»

«La hemorragia del primer y segundo tercio oscila entre 1-2 litros para la mayoría de los casos. La pérdida de sangre es del 2,5% de su volumen. Por comparación, un donante de sangre de 75 kg de peso aporta mucho más, alrededor de un 9%. De modo que el sangrado es mucho mayor en ese caso que en el ruedo»

 

«¿Por qué se templa entonces el toro? Mi compañero Francisco Hernández Alejandro ha estudiado la suerte de varas y explica que la energía cinética del toro en el momento de embestir es de unos 3.000 kilos, mezcla de peso y velocidad que produce unos 5.000 julios de energía. En el desplazamiento del caballo hay otros 1.500 julios, mientras que en el levantamiento invierte otros 3.000. Toda esa pérdida de energía es muy significativa. Tauromaquias Integradas quiere una suerte de varas más equilibrada, porque la fórmula actuar va muy contra el toro»

«Manuel Sales, experto en fabricación de utensilios de lidia, está innovando de distintas maneras. La primera idea pasa por renovar la divisa. La segunda busca una puya que desarrolle una penetración más limpia, que permita rectificar puyazos sin crear lesiones innecesarias, causando solo el sangrado y el cansancio justo, ni más ni menos. La tercera se centra en las banderillas, partiendo del modelo colgante que desarrolló el propio Sales pero añadiendo muchos cambios orientados a mejorarlas por completo. La cuarta tiene que ver con el estoque, donde Sales y el doctor Rafael de Lara han planteado distintas mejoras orientadas a aumentar la eficacia»

El siguiente capítulo de la ponencia se centró en la defensa del circuito menor. Mediante la creación de una Liga de Municipios Taurinos, la asociación pretende ayudar a hacer más sostenibles los festejos del circuito menor, muy tocado tras la crisis.

Por último, José Luis Bote explicó la idea de reunir distintas tauromaquias bajo un mismo espectáculo, concepto que da nombre a la asociación (Tauromaquias Integradas).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s