El éxito de San Isidro mejora el margen empresarial de Plaza 1

La taquilla estimada de San Isidro 2018 fue de 18,6 millones de euros. Simón Casas ha reconocido que el presupuesto de 2019 es 400.000 euros menor que el de 2018, principalmente por la ausencia de toreros de elevado caché como Morante de la Puebla y José María Manzanares, que no quisieron anunciarse en Madrid, así como Enrique Ponce, que faltó por lesión, y Alejandro Talavante, apartado de los ruedos desde el pasado invierno. Aunque el ajuste en el presupuesto equivale al 2%, el cargo en taquilla del serial ha subido hasta el entorno de 19,2 millones de euros. Esto significa que la empresa podría haber engordado su cuenta de resultados en un millón de euros, 400.000 euros por la vía del ahorro y 600.000 por el camino del aumento de entradas vendidas.

La cifra es relevante, porque Plaza 1 enfrenta una situación delicada como consecuencia de la prohibición de realizar conciertos al uso. La empresa ganó apenas 6.000 euros en 2017 y perdió 400.000 euros en 2018. Pero sería injusto afirmar que todo se explica por la subida del canon que ofertó la gestora (2,8 millones de euros, medio millón por encima de lo exigido), puesto que Simón Casas y su socio Rafael Garrido esperaban ingresar 2 millones de euros anuales por este concepto (1,2 millones por arrendamiento a 50.000 euros para 24 conciertos, 800.000 euros por venta de bebidas en dichos eventos). Como es sabido, Plaza 1 se ha visto obligada a trabajar sin estos ingresos atípicos. Por tanto, la mejora del margen empresarial es una buena noticia para la sostenibilidad económica de la Fiesta, cuya capital mundial es indudablemente Madrid.

Otra buena noticia en este sentido es el anuncio de conciertos de pequeño formato, ajustados a las limitaciones de uso que tiene el inmueble. Ya se hizo en el invierno de 2018 a 2019, con un invernadero que permitió celebrar los primeros eventos de este tipo, y la fórmula volverá a Las Ventas en septiembre, con conciertos de Diego El Cigala y José Manuel Soto. Aunque no se trata de una inyección tan importante como la de los grandes eventos musicales, esta vía abre una puerta a monetizar la explotación de la plaza fuera de las fechas taurinas.

El Real Madrid debe el 20% de sus ingresos a la taquilla, frente al 70% que genera la venta de entradas en la cuenta de resultados de Las Ventas. Es por eso que la búsqueda de ingresos atípicos es crucial para apuntalar la mejora del margen empresarial que ya ha facilitado un exitoso San Isidro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s